Especiales

«La Tregua de tu vida y el Campo Celestial»

c0fcf1b4-1bd7-4792-9028-bb6ce6432505¿Agotado mentalmente?, emocionalmente?, espiritualmente? físicamente?, pues todo esto es un indicador y catalizador para que finalmente decidas hacer una tregua contigo mismo.

Los contrastes energéticos que experimentas hacen que constantemente te agotes y por añadidura sientas picos de ansiedad, frustración, tristeza o que andes muy afilado en tus comentarios (odioso para ti y para los que te rodean).

Necesitas comprender que es el tiempo perfecto para  que te permitas dar un buen respiro, llámalo la tregua de tu vida. Así que tiene que ver con emprender un viaje desde el fondo de tu corazón a un manantial energético disponible las 24 horas del día para cuando así lo decidas llamado » El Campo Celestial o Conciencia Cuántica Divina; pero al mismo tiempo reconocer que debes dejar de ser un holgazán de tu propia paz y felicidad; porque es absurdo que alguien que busca la paz no se dé tiempo para crearla y siga siempre peleando consigo mismo y los demás; es incongruente que alguien que quiere ser feliz no busque crear su propia felicidad y siempre esté pensando en los motivos que tiene para sentirse infeliz, insatisfecho, víctima y por añadidura tornarse amargado, rencoroso  y/o depresivo por todo. 

Estás dejando que los años pasen y tu cabeza se llene de canas al pensar que todo lo que quieres incluyendo tu paz y felicidad  tiene que venir de fuera (exterior/ circunstancias/ otros); cuando justamente lo que sucede en el exterior y llega a ti en sincronía perfecta, es una consecuencia de lo que emana tu interior. ¡Siempre ha sido así!. Atraes lo que vibras, ya sea bueno, malo o más de lo mismo, aunque sea justamente lo que no quieras porque atraes lo que vibras, así que tienes que enfocarte en vibrar lo que quieres internamente para que se manifieste exteriormente.  Si escucharas ahora mismo a todo tu séquito celestial, a tus bellos ángeles guardianes claramente dirían: ¡Date cuenta Tesoro de Dios!, ¡Date cuenta!

Entonces es aquí donde todo se torna muy interesante porque la pregunta es ¿cómo me ayudo?, ¿cómo vibro más alto?.

Bueno, lo primero que tienes que comprender es que el camino para terminar con algo que no quieres más, no es el odio, sino el amor. Por ejemplo, cuando empiezas a comer mejor, no lo haces porque odias tu cuerpo al verte al espejo, sino porque lo amas de tal manera que quieres que esté bien.  Cuando terminas una relación tóxica no lo debes hacer porque te odias siendo quién eres en esa relación o  porque odias a otro, sino porque te amas y sabes que mereces ser feliz, pleno y vivir en paz. 

Cuando permites que el motivador/ catalizador sea el amor y no el odio; estarás por añadidura entrando al Campo Energético del Amor y lo que sentirás y vibrarás será tan amoroso e indescriptible que prontamente dirás: ¡Yo de aquí no me muevo! ¡Quiero más de esta paz y amor! 

Si tu motivador para intentar terminar con algo es el odio, entonces avanzará la inconciencia (ignorancia) y no la conciencia todopoderosa del amor; por tal motivo, no sucederán cambios reales y nada bueno resultará de eso, todo lo contrario, le darás más poder al odio y por añadidura seguirás manifestando lo que no quieres.

Esto lo tienes que comprender perfectamente bien porque desde que despiertas te vas sintonizando con la energía que vibres, así que asegúrate de tratarte con profundo honor, amor y respeto. Por lo que el segundo punto es: “Nutrir positivamente tu alma y todo tu ser”. Ejemplo: despiertas e inmediatamente te das un beso energético con una buena afirmación: “Querida Fuente Celestial, alinea mis cuerpos sagrados, mi vida, mis pensamientos, emociones y acciones a tu energía ilimitada y Todopoderosa de luz y amor. Sincroniza mi vida con todo lo maravillosamente bueno. Hazlo posible, Hazlo real y Hazlo verdadero. Gracias. Te amo Eternamente”.  

En una entrevista escuché a Lucía Bosé q.e.p.d. (mamá de Miguel Bosé), decir que ella no era nunca de ir a la iglesia ni de rezar pero que cada mañana siempre decía: “Espíritu Santo, organízame el día”. Pues yo ratifico que era muy sabia, porque esa era la mejor oración que su alma podía decir. Así que energéticamente ya es mi súper amiga.

Por mi parte, te he dado muchas opciones de decretos en todos mis escritos de los últimos meses, pero crea tus propios decretos/afirmaciones. Lo importante es que cuando los digas en voz alta, baja o en tu interior los vibres con profundo amor, certeza y alegría, es decir, los tienes que cognizar completamente, en otras palabras, hacerlos tuyos. Eso es lo más importante de una afirmación, si no te apropias de cada afirmación, sintiéndola completamente en cada poro de tu piel, célula, respiración y latido de tu ser simplemente no pasará nada o no pasará gran cosa. El poder de la intención y aprender a cognizar esa afirmación es la clave.  Porque si quieres por ejemplo, salud y tu intención es buena porque realmente la quieres,  pero si no la cognizas, si no abrazas tu derecho a ser saludable, si no das por hecho que sanarás entonces no lo harás. La energía no se manifiesta donde se titubea sino donde hay una certeza total ( ya sea para lo bueno o malo). Si empiezas con tus fantasmas mentales de igual y sano igual y no. Igual y lo merezco, igual y no; o seguramente Dios quiso que me enfermara entonces debo de aceptar la enfermedad, sin duda alguna te estarás autoboicoteando porque la Fuente Celestial sólo quiere verte completamente expandido, feliz, sano, alegre, etc. ¡Haz tu parte! y todo el universo dirá al unísono: ¡Hecho está!  Todo el universo sabe que eres magnificente, ya es tiempo de que lo aceptes y cognices no crees?

Así que lo tercero es: “Enfócate todo el día en lo que sí quieres”.  Visualízate desde que te das un buen baño que eres purificado en ese momento, que toda basura energética es eliminada de ti. Y mientras tomas un café, haces tus cosas, cuando levantes la mirada y te quedes pensando, tomarte un momentito y visualiza todo lo que sí quieres, Si te vas a distraer, que sea en lo que sí quieres para tu vida. Diremos que son distracciones celestiales.  Llegará el momento en que te empezarás a acostumbrar y por añadidura te sentirás feliz con lo que quieres visualizar y estarás encubando (co-creando) para tu presente y futuro.  Por favor, no te distraigas ni pierdas tiempo en lo que no nutre tu energía, en lo que no suma,  en lo que  te enganche con el miedo o con que no eres valioso. Záfate de todo eso.

Abraza momentos donde aparentemente no estés haciendo nada, pero estés sumergido en ti, en lo que sí quieres. Esos sagrados momentos de contemplación, de paz, donde aceptaste la tregua, son la entrada  a ese Campo Celestial/ Conciencia Cuántica Divina, de donde emanan las posibilidades infinitas, el cuál tiene sólo energía de luz de amor, es lo más cercano al paraíso. 

Para algunos es más fácil acceder a este Campo Celestial cuando se ayudan con alguna herramienta como la meditación, música zen o cuando corren o caminan; pero puedes accesar a este campo con la sóla intención, sin importar si vas en el camión, manejando en la carretera, pintado, tejiendo, cocinando, recostado en cama o estar simplemente en tu sillón favorito mientras tomas un té, remojas tus pies, o miras un atardecer. Está disponible las 24 horas y sólo puedes accesar desde la intención pura de tu corazón, porque el que busca la paz siempre la encuentra.

Esto me hace recordar mucho a la película de Billy Elliot, ¿la has visto?, trata de un chico al que le gusta el ballet. Cuando en la Academia de Ballet le hacen durante su audición la pregunta ¿qué sientes cuando bailas?, – de sólo escribirlo se me pone la piel chinita.- Contesta Billy: “Nada, al principio me siento rígido, pero una vez que empiezo siento fuego en todo mi ser, sí fuego, siento como electricidad recorriendo todo mi ser y siento como que desaparezco, como que nada más existe a mi alrededor”.  Bendito Billy, bendita verdad y benditos los seres humanos que buscan esos momentos donde todo desaparece, porque esa energía sublime arrastra con los miedos y toda energía opuesta al amor.  Por eso Billy quería el Ballet tanto, porque lo conectaba con el Campo Celestial, con su magnificencia y con los potenciales exquisitos. Obviamente se convirtió en el primer bailarín de toda la academia. Logró su sueño. Lo creó en ese campo de posibilidades infinitas. Algunas películas están llenas de verdad, ésta es una de ellas y es un ejemplo claro de lo que te estás perdiendo si te sigues dejando pasar a ti mismo.

Cuando tengas estos momentos de perfecta contemplación visualiza que de la parte superior de tu cabeza emana, irradia y se expande una hermosa luz blanca hacia todo tu cuerpo.  Es resplandeciente, incluso segadora. Igualmente visualiza como irradia esa luz de las palmas de tus manos y también de tus pies. Es la energía de ese Campo Celestial / Conciencia Cuántica Divina de las posibilidades infinitas.

Eres capaz de experimentar el Cielo en la Tierra, eres capaz de ser honestamente feliz, pleno, sano, abundante, sabio y lleno de paz.  Eres capaz de crear este cielo y de favorecerte de él. Busca todo lo que te conecte con este Campo Celestial porque ya es tiempo que experimentes la belleza de tu espíritu y  el poder ilimitado de tu propia magnificencia. Estás al mando.

Gracias por existir.

Eres amor… y así es.
Eres por siempre amado… y así es.

Autor: Gabriela Zarzosa Quintero

© Derechos Reservados.
Queda prohibida su modificación parcial o total.

Ver más Especiales