Especiales

«Permite que el amor haga su obra»

92462423_10157057705812344_7221529819329069056_o-1Estamos a punto de terminar un año que para muchos será como un antes y un después en su vida personal, profesional y espiritual. 

Si tan sólo cerraras tus ojos y le preguntaras a Dios, al Universo, a tu alma, al amor ¿qué quieres que sepa en este momento?, sin duda alguna la respuesta sería: “Permite”, porque a veces te resistes tanto a los cambios que obstruyes el camino del amor y milagros, por añadidura, la sincronía divina.

Así que: Permítete ser transformado por el amor. Permítete ser feliz. Permítete sanar. Permítete soltar. Permítete ser guiado al lugar perfecto para ti. Permítete crear lo nuevo para tu vida y mundo. Permítete ser celestialmente amado y también permítete ser amado por ti mismo. Sí por ti mismo sin ningún tipo de culpa o juicio porque es justamente cuando permites y sientes una profunda compasión, ternura y amor por ti que lo que conoces como bendiciones, milagros y sincronía se manifiestan al unísono de tu corazón.

Cuando “permites” los miedos se derrumban, los muros caen, las dudas se desintegran y entonces en ese sentimiento de paz y claridad tu fuego interior hace la obra maestra.

Permítete sentir el amor de tus seres queridos que han partido en este tiempo o en otro. Permítete llorar y liberar lo que por tanto tiempo has cargado o te abruma. Permítete descansar en el amor porque a veces cuando parece que no estás haciendo nada es cuando internamente está sucediendo todo.

Ojalá comprendieras el poder de esta magnificente palabra porque es cuando permites que autorizas que todo lo bueno te suceda.  Así que  te propongo que al despertar, mientras te preparas un café, te bañas, meditas, etc. continuamente repitas “Yo permito que el amor haga su obra en mi”. “Yo permito que todo lo bueno me suceda”. “Yo permito que el amor me sane”. “Yo permito la felicidad en mi vida y mundo”. “Yo permito la abundancia en mi vida y mundo”. “Yo me permito ser amado(a) por el cielo y la tierra”. “Yo me permito descubrir y disfrutar del propósito de mi vida”. “Yo permito la paz en mi vida”. “Yo permito la sincronía y milagros en mi vida”. “Yo me permito amar como nunca antes me he amado”. Y así es.

Es importante comprendas que el control es una energía del miedo, no del amor, así que no trates de controlar lo que estás permitiendo porque será como crear nuevamente muros. Las personas que continuamente buscan el control en todo es porque tienen miedo de que las cosas no sean como ellos consideran es lo mejor, así que es momento de que comprendas que “El amor contiene todas las infinitas posibilidades en lo visible e invisible para que lo que estás permitiendo se manifieste”. Lo comprendes? lo repito, “el amor contiene todas las infinitas posibilidades en lo visible e invisible para que lo que estás permitiendo se manifieste”.  Así que suelta el control y abraza la certeza porque ésta sí es una energía que forma parte del amor. Y si el amor contiene todas las posibilidades en lo visible e invisible no hay nada que temer.  Así que sería fantástico que cierres el año con la poderosa intención de  “Permitir” porque sabes?  tú ya eres el triunfo del amor en todo lugar del Cielo y la Tierra. Gracias por existir.

Eres amor… y así es.
Eres por siempre amado… y así es.

Autor: Gabriela Zarzosa Quintero